Primer Encuentro Nacional de la Cumbre Agraria: Una respuesta de las organizaciones sociales frente a la situación en el campo

En rueda de prensa del día 1 de marzo de 2016, se realizó la presentación de la Cumbre Agraria, iniciativa que tiene como objetivo construir una plataforma estratégica de movilización del conjunto de los sectores indígenas y campesinos con el fin de elaborar un Acuerdo Nacional Agrario que garantice la soberanía alimentaria, las economías populares y la defensa de los territorios frente al avance del capital del agronegocio y el extractivismo.

 

La Cumbre nace como respuesta de las organizaciones sociales y campesinas frente a las políticas estatales que favorecen a las grandes industrias en detrimento de los derechos indígenas y campesinos. Las organizaciones que impulsan esta iniciativa denuncian que el campo ecuatoriano atraviesa una profunda crisis como lo demuestran los crecientes conflictos por la caída de los precios de la leche, la carne; el ingreso ilegal e inconstitucional de transgénicos en diversas plantaciones del país, el vaciamiento del seguro social campesino, el despido de trabajadores de la agroindustria, sobretodo en la costa ecuatoriana y el avance del extractivismo en los territorios indígenas amazónicos.

 

El esfuerzo por consolidar un gran Acuerdo Nacional Agrario que permita enfrentar, la crisis económica actual y la crisis alimentaria en el largo plazo. Se construye como un proceso de diálogo desde las bases a través de asambleas y precumbres en territorio, donde se discutirá y analizará las problemáticas de la tierra. Además, se recogerán las propuestas e iniciativas para la defensa del campo y los territorios comunitarios.

 


De este modo, “El Acuerdo Nacional Agrario constituye una respuesta de demandas y compromisos estratégicos para la transformación del campo y para concretar respuestas inmediatas frente a la difícil situación que atraviesa actualmente. Los acuerdos serán aprobados en el Primer Encuentro Nacional de la Cumbre Agraria que se realizará los días 20 y 21 de mayo de 2016”. 


Las organizaciones expresaron también, su preocupación por el veto presidencial que modificará la Ley de Tierras y permitiría, según  denuncian:  en primer lugar la extranjerización de la tierra, al abrir la posibilidad de que Estados y empresas extranjeras adquieran grandes extensiones de tierra para la producción de biocombustibles y agroindustria para exportación. En segundo lugar, la posibilidad de que tierras comunitarias se abran en uso y usufructo en actividad individual, rompiendo así con la cultura comunitaria en el campo, consideran además, que existe una violación constitucional al principio de que las tierras comunitarias son inembargables, indivisibles e inalienables.


En este contexto, la Cumbre Agraria es el espacio permanente de unidad, movilización y construcción de respuestas hacía una política de transformación del campo ecuatoriano.


Las organizaciones que constituyen la Cumbre Agraria son: Unión Tierra y Vida, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE; la Federación de Centros Agrícolas y Organizaciones Campesinas del Litoral, FECAOL; la Asociación Sindical de Trabajadores Agrícolas Bananeros y Campesinos, ASTAC; la Asamblea de los Pueblos del Sur; el Foro de los Recursos Hídricos; la Central Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores, CEDOCUT; Comisión Nacional de Agroecología y la Federación Única Nacional de Afiliados al Seguro Social Campesino, FEUNASSC.